La investigación agrícola

OBJETIVO

En los primeros cinco capítulos se desarrolló un marco analítico que identifica muchos de los factores que habría que tomar en cuenta al decidir si se descentralizan los servicios agrícolas. El objetivo de los próximos seis capítulos es aplicar esos criterios a diferentes servicios de apoyo al sector agrícola. En este capítulo se examina primero la naturaleza de los productos de la investigación agrícola. A continuación se estudian los factores que afectan la oferta y la demanda de dichos productos. Finalmente se discuten algunos aspectos específicos que deberán ser tomados en cuenta con relación al financiamiento, la producción y la regulación, a fin de decidir la forma de descentralización más apropiada. En los restantes capítulos se seguirá el mismo esquema de presentación.

ARGUMENTOS PRINCIPALES

Las particulares características de la investigación agrícola determinan que, por lo general, la investigación básica sea considerada un bien público y que un grupo de productos de la investigación tiendan a ser ‘no-vendibles’.

Los gobiernos probablemente mantendrán su función reguladora de la investigación agrícola, así como el financiamiento de algunos tipos de la misma, en especial de la investigación básica y de la no-vendible. En principio, el gobierno central no necesita desempeñar el papel de productor.

A fin de incentivar al sector privado a emprender la investigación de productos vendibles se necesita que los derechos de propiedad intelectual estén bien desarrollados.

Por lo general, el gobierno central delega la prestación de servicios de investigación agrícola a institutos especializados. En los países más grandes es posible desconcentrar las actividades de investigación, pero esto puede ser difícil en los más pequeños.

Cuando el sector público suministra tecnologías no-vendibles, puede generar competencia a los productos vendibles de la investigación.

Estimular la competencia por los fondos para la investigación puede ser un componente importante del proceso de descentralización.

6.1 Características de los productos de la investigación

Tipos de productos de investigación

Suelen distinguirse tres tipos de productos de la investigación[51]:

Resultados de la investigación básica o pre-tecnológica: estos son resultados, a menudo consistentes en conocimiento puro, que permiten a los investigadores desarrollar prototipos innovativos de los productos que el usuario final utilizará en el proceso de producción o que consumirá directamente.

Desarrollo de prototipos: incluye el diseño y la verificación de nuevos productos para su uso final, aplicando los resultados de la investigación básica en una forma original.

Innovaciones utilizables: son los resultados finales, disponibles para los usuarios, después del diseño y experimentación exitosa de los prototipos.

Bienes vendibles vs no-vendibles

Es importante reconocer dos categorías principales de productos de la investigación agrícola, desde el punto de vista de su potencial comercial: los bienes vendibles y los no-vendibles[52]. Los primeros son productos de investigación cuyas características aseguran que sean excluibles. Por ejemplo, las semillas híbridas no se pueden producir si no se tiene acceso al material genético, que es propiedad de quienes han desarrollado la variedad. Los productos no-vendibles son los no son fácilmente excluibles (por ejemplo, el control biológico de plagas, semillas compuestas, retoños de yuca libres de nemátodos) y con la mayor parte de las características de los bienes públicos. Muchos de ellos son más afines a procesos que a productos.

Si existe suficiente demanda efectiva y las características técnicas de los productos incluyen un grado significativo de monopolio, los productos vendibles pueden ser vendidos a precios que compensen los costos de investigación y desarrollo. Por el contrario, los productos no-vendibles no tienen precios que compensen los costos de investigación, ya que pueden ser fácilmente imitados por los proveedores y utilizados por usuarios que no contribuyeron a financiar la investigación. Los costos directos de producción de estos productos se podrían recuperar, no así los de investigación.

La investigación como un bien público

En el Capítulo 2 vimos que un producto es un bien público cuando no es ni excluible ni competitivo. Según esta clasificación, todos los productos de la investigación básica serían bienes públicos que deberían ser suministrados mayoritariamente por el gobierno. Históricamente, los gobiernos han desempeñado un importante papel en la investigación básica, debido, en parte, a su naturaleza de bienes públicos y al deseo de hacerlos asequibles a todos los productores de prototipos y de innovaciones utilizables. Otra razón es que, en muchos tipos de investigación, se necesita una masa crítica de recursos que conduce a la existencia de economías de escala. Más aún, como no se puede garantizar un resultado exitoso, la producción es riesgosa. A medida que en el continuum de los productos de la investigación nos movemos hacia las innovaciones utilizables, los productos son cada vez más excluibles y competitivos, y gradualmente asumen las características de bienes privados.

¿Puede ser la investigación básica un bien privado?

La sofisticación de la tecnología moderna, la globalización de los mercados y la concentración de grandes recursos financieros en empresas privadas han hecho las cosas más complejas y estrechado los vínculos entre las tres categorías de productos de la investigación. Por ejemplo, en biogenética es posible asegurar la exclusión de productos de la investigación básica a través de sus lazos críticos con la manera en que pueden ser utilizados para el desarrollo de prototipos. Cuando esto ocurre, los productos de investigación básica se convierten en bienes privados.

El control de las nuevas tecnologías

El control de las características de una nueva tecnología es una fuente importante de poder monopólico para los proveedores de innovaciones tecnológicas. De por sí constituye un rasgo positivo, ya que hace que la investigación sea rentable para la empresa privada, lo cual estimula el desarrollo de innovaciones que son las fuentes del crecimiento económico. Este poder monopólico es el resultado ya sea de la dificultad de imitación o de la legislación. Un ejemplo de difícil imitación es una nueva herramienta cuya eficacia depende del material utilizado. Las copias hechas por un competidor serían sustitutos eficaces sólo si pueden obtener el mismo material y disponen del equipo necesario para falsificarlo. Otro ejemplo sería un producto químico cuyos ingredientes responden a una fórmula que no puede ser fácilmente identificada o que requiere equipos sofisticados y costosos para su fabricación.

Las patentes y los derechos de propiedad intelectual

La ley proporciona otra forma de protección frente a la competencia desleal a las empresas comerciales de investigación y desarrollo (I&D), es decir, contra la posibilidad de que los competidores puedan fabricar el mismo producto o uno muy similar sin incurrir en sus costos. Cuando esta protección no existe, surge el problema del disfrute libre (free-riding) que impediría que la empresa privada se arriesgue a invertir en el desarrollo tecnológico. La protección consiste en otorgar un poder monopólico a los nuevos productos mediante derechos de patente otorgados por los gobiernos, generalmente por un cierto tiempo y para un tipo de producto. Sólo esto permite amortizar el costo de la investigación y hacerla rentable, atrayendo de este modo a la inversión privada. En un marco competitivo, la protección de los derechos de propiedad intelectual estimula la competencia, promoviendo el desarrollo de nuevas tecnologías.

Resumen

En resumen, cuando se evalúan los productos de la investigación, lo principal consiste en determinar:

Hasta que punto el producto de cada etapa del desarrollo tecnológico es vendible a usuarios de la siguiente etapa.

Cuanto mayor sea la probabilidad de que el producto sea comercial, menor será el riesgo de que los costos de investigación no puedan ser incluidos en el precio del producto. Esto, sin embargo, depende de otros dos factores:

* las características del producto; y

* la protección de los derechos de propiedad intelectual.

Hasta que punto las actividades de investigación se realizan en un medio competitivo. FUENTE LINKS